sábado, 11 de agosto de 2012

BAJO EL CLARO DE LA LUNA

.

.
Enjuagare mis cabellos castaños
agradeciendo el claro del día
bajaré poco a poco los peldaños
en busca del vestido de querubín
pintare mis labios de rojo carmesí

Rojo de pasión y candor acurrucado
que reflejara mi silueta en tus pupilas
rezagadas en la agonía de mi espera
concibiendo mi ser llegando a ti.

Siento el viento circundante
que redimo para tocarte
y las hojas de los arboles caen
dejando la desnudez al descubierto

El agua partiendo hacia el mar...
es una sublime conjugación
condensando gritos de pasión.
antes quizás me pierda en el laberinto
del bosque encantado

Para que tus caricias acorralen mi piel
aplazando la entrega de la presencia
e internarnos en la selva profunda
arrebujados en la oscuridad de los árboles
rodeando las ramas del cedro macho

Integrando las estrofas del verso
introduciendo un fonema al poema
con las eufonías musicales
bajo el claro de la luna sonriente
terminé confesándome
y tú liberándome.

.